En la barra con...Chinaski!!!

Sí tu cultura es superior, es porque tus razones disparan mejor. Voy a robar tu comida, voy a vender tu fusil. Me voy a comer un soldado. Voy a llenarme de tí.

martes, agosto 22, 2006

El Portús


A todas esas criaturas madrileñas que ya se han reenganchado al trabajo y al día a día, sepan que es muy dura la vida del veraneante, he aquí un ejemplo de ello:

Nos levantamos a eso de las 10 u 11 de la mañana.
Preparamos las toallas, la bolsa de aseo, la nevera con las cervezas.
Entramos en el coche y nos hacemos unos 70 kilómetros aproximadamente.

En el coche sonaba Marah.

Aparcamos dentro del parking (que para eso nos hemos sacado el pase este año), y sacamos del maletero nuestros chismes más la sombrilla y el artefacto para plantarla en el suelo.
Llegamos a la playa y casi siempre me encargo de clavar la cosa esa y poner la sombrilla. Buscas unas piedras y amarras (con una cuerda que nos encontramos) una de las varillas de la sombrilla con una piedra grande, por si a Eolo le da la tos.

A estas alturas ya no llevaremos nada de ropa encima.

Nada más llegar, nos damos un baño.
Bromeo sobre mi tipazo, para arrancarle unas risas a la Encar.
Después una cervecita de la nevera y algo para picar, o si la cosa va de hambrunas, entonces pasamos directamente a atacar el grueso de las provisiones.
Una siesta y algún que otro baño esporádico.

Me gusta mucho coger a la Encar en el agua.

Si hay medusas o el viento es desagradable, cambiamos de tercio (o de lata) y nos trasladamos a la piscina.
Ya es tarde-noche y a veces tomamos algo con la gente antes de regresar.

Vuelta a casa, una duchita y a ver algún episodio de CSI, House o la película que se tercie.

En el coche sonaba Elvis.

Y a esto le llamo yo un pedazo de veraneo.

lunes, agosto 07, 2006

Estuvimos viendo a...Elliot Murphy

La cita era en Lorca y nos brindaba la posibilidad de reencontrarnos (a mi Encar y a mí) con el Gran Jefe Quiño, un personaje autóctono de dicho pueblo que compartió conmigo casa, víveres y vivencias hace ya algunos años en Madrid, además de presenciar el espectáculo del viejo Elliot Murphy.

Así pues, los prolegómenos de la noche, además de los 60 y pico kilómetros de distancia, estuvieron comandados por la exquisita cena que nos brindó el Quiño en un mesón (El Segoviano) del Casco Viejo. Ensalada de salmón, lomos con huevos de codorniz, bonito a la no se qué y chanquetes (que luego me enteré que están prohibidos) fueron los maravillosos manjares que pudimos degustar. Todo ello regado con cerveza en un principio, y un magnífico Jumilla del 2000 a posteriori.

Una vez revisada nuestra actualidad, y ya con el estómago lleno, apareció el resto de tropa que nos acompañaría al concierto de Elliot Murphy que estaba programado dentro del Festival Espirelia que financia el Ayuntamiento de Lorca y que, con mucho más criterio que la mayoría de festivales, se empeña en contratar artistas de muy diversos estilos y de gran calidad, como norma general. Nada de típicas actuaciones de verbena. Y, encima, de manera gratuita y en un enclave bonito y cómodo. Allí estábamos, en la placica, cuando salió el Sr Murphy (este hombre tiene ya una edad) con su guitarrista de acompañamiento, que además de eso hacía muchísimas partes instrumentales y le ayudaba con los coros. De hecho, me pareció un figura anónimo (al menos para mí) de éstos que son capaces de tocar cualquier cosa y, además, hacerlo de manera exquisita. Este es el formato que presentó Murphy. Además, una muchacha armada con un acordeón les acompañaba en algunos de los temas. La sobriedad de la puesta en escena no reñía con una serie de canciones del repertorio de Murphy que emanaban un aroma a música típica americana y en las que se advertían similitudes con la obra de Springsteen, Young y Petty, entre otros. Yo era (y soy) un perfecto desconocedor de la producción de este hombre, pero realmente disfruté de sus canciones, de su actitud encima del escenario y de su fuerte personalidad sobre el mismo. Para acabar su más de dos horas de actuación, nos ofreció una serie de versiones que iban desde The Doors (LA Woman fue la escogida) hasta Springsteen (un I´m On Fire precioso), Patty Smith y otros muchos (también nos invitó a recodar a Hendrix). El público me pareció muy metido en el concierto, pese a la popularidad del acto y de que esto a veces supone poca atención al artista o incomprensión por parte de la gente. De hecho, la ovación antes de que se despidiesen del escenario fue muy calurosa (como todo en este agobiante verano, en lo que a temperaturas se refiere)...carretera de nuevo para regresar a casa, y comprobación de que había ganado, una vez más, una apuesta contra Encarni y el Quiño.

Y es que Singapur es una República situada al lado de Malasia, cuya capital tiene ese nombre, y no está al lado de Calcuta.

Que ya me molesté yo en buscarlo en su día, cuando escuchaba la canción de Tom Waits del mismo nombre.

El Rock And Roll y la Geografía no están reñidos.

domingo, julio 23, 2006

Fauna Photoshop

A eso de las 15:55 salgo de casa 5 días de la semana.

La temperatura oscila entre los 38 y los 42º a la sombra, y las posibilidades de llegar a mi destino suelen ser pocas, debido precisamente al insoportable calor.

Pero a día de hoy he sobrevivido, y en cuanto llego llamo a un timbre, y me abren como si de un fonoporta (“telefonillo” para los madrileños, palabra ñoña donde las haya) se tratase.

Entonces, avanzo por un pasillo y ya voy notando el placer que emana el aire acondicionado, en forma de fresca potencia desbocada para regocijo de mi ser que está a punto de desfallecer.

Me siento en el lugar que siempre he ocupado durante estos dos meses. A mi izquierda tengo a una mujer de mediana edad que se da un aire a una Jessica Lange desmejorada, de metro y medio y generosa en peso. A mi derecha tengo al porrero–vacilón que solo vive para su coche nuevo. Me ha dicho que ha decido no darle más tabaco a nadie. Ni siquiera a sus amigos (dice que es muy caro y que ni para los colegas). Parece ser que el otro día un tiradillo le pidió un cigarro y él le dijo que no le daba. Esta tremenda anécdota la relata de la misma manera que Trillo debe relatar cómo reconquistó Perejil.

Después del porreta está la tía que se parece físicamente a la mujer de un colega mío. Es una mala follá que no veas, y lleva por el camino de la amargura a la profesora. Habla fuerte para que se le oiga, y conspira en la media hora de descanso.

A su lado está el joven que cada día que pasa quiere hacer algo diferente. Un día reanuda los estudios, otro se larga a la gran ciudad a buscarse la vida, otro…hace un par de fines de semana estuvo con unos colegas en un hotel de 4 estrellas de Málaga. Parece ser que lo pasaron muy bien y que beben más que nadie.

A su lado hay otra tía que no habla mucho en el sótano, pero que se levanta muy a menudo y sale a la calle a telefonear.

En frente de ella está mi preferido, que tiene 39 años y ha trabajado 15 días en su vida (haciendo unos catálogos de puertas, según me contó) y que cree que aún no se puede considerar un experto. Está amargado y no se peina (parece Son-Goku), y realmente creo que está al borde de una gran depresión. O eso, o vive dentro de ella desde hace mucho tiempo. Trae regalos a las mujeres de la sala y se pelea con casi todos los muchachos, pues éstos le meten caña. Si no le sale un ejercicio, es capaz de deambular por todo el sótano mirando los trabajos de los demás y lamentándose acaloradamente.

A su derecha está el skinhead. Y no lo digo solamente por el pelado y las patillas. Lo digo por sus camisetas de “Hitler European Tour 1939 – 1945”, por la hebilla con la cruz céltica, por como trae marcas de golpes en la cara y arañazos algunos días…hace montajes fotográficos con sangre y niños apaleados. Si el ejercicio es un montaje de un tipo nadando por el asfalto, él no hace agua, sino sangre.

A su derecha tiene al que va por el primer trabajo todavía. Se dedica a meterse con la profesora y a decirle a todo el mundo que improvise. Es su palabra preferida. Improvisa, tío.

A su derecha está el músico que flipa con Fear Factory, Sepultura y Machine Head, pero que se saca unos dineros tocando con una orquesta de pachanga. Por no quedar mal, a veces le da la razón al nazi o al compañero que tiene a su derecha, que es alto y fuerte y parece más facha que el nazi cuando habla de los negros, los maricones, Zapatero y otras gentes que merecen el mayor de sus reproches. Vive con sus padres y éstos no saben que fuma cigarrillos y que bebe vino los fines de semana con sus amigos. Suele tener broncas con algunas bandas de sudamericanos y dice que algún día va a pasar algo.

Y ya solamente nos queda la profesora. Ella ha perdido la poca confianza que tenía, y sabe que el grupo pasa de ella un huevo. Lo ha conseguido a base de contarnos historias de sus padres y de su hermano, que parece ser que es un genio en todo lo que hace. Se empeña en ridiculizarse con esos relatos que no interesan a nadie. Dice haber pasado etapas macarras y se escandaliza de que Lordi ganasen el Festival de Eurovisión, que no es posible que esa aberración saliera vencedora. Dice que el tipo de jurado de Operación Triunfo sí que tiene criterio, pues son entendidos y que ahí gana, simplemente, el mejor. Sabemos que un negro la pretendía y que no hubo rollo con él no por ser negro, sino porque era muy posesivo. Vive con sus padres (al padre le llama "tronco", pero de broma) y a los 35 cree que es vieja y cree que yo también porque tengo su misma edad. Es de esas personas que recuerdan perfectamente aquel único día que se marearon por beber un poco más de la cuenta. También parece ser que le ha pasado de todo y que era de las más gamberras de su colegio porque un día se rieron en la misa (textual).
Daba catequesis y tiene una horrible coletilla que es “vinga”, que significa “venga”.
Eso sí, controla un montón de Photoshop.

Y eso es lo que hago por las tardes.
Aprender Photoshop.

domingo, julio 16, 2006

The Return!!!!!!!



Buenaaas!

Después tanto tiempo sin decirles nada dudo que nadie se pase ya por éste, el mejor blog de todos los tiempos.

He vivido un periodo de adaptación en el cuál aún estoy sumergido, pero las cosas empiezan a funcionar pese a que aún no tengo resueltas algunas urgencias.

Mi vida ha cambiado profundamente en estos tres meses, y he de decirles que no ha sido sencillo, pues numerosos acontecimientos nos han puesto las cosas difíciles, pero ahí vamos junticos luchando y disfrutando mi Encar y yo de lo que nos ofrece la vida...y les aseguro que al lado de esta mujer es mucho!

Y en eso estamos!
Saboreando a muerte esta nueva etapa!

Así que...aparquen ya sus carrozas que entra mi BMW....bienvenidos/as de nuevo!!!!!!!!!!!!!

lunes, abril 03, 2006

¿Habéis cerrado el gas?...PUES NOS VAMOS!


2765 días.
Ese es el tiempo, aproximadamente, que llevo bebiendo en Madrid,
Han sido unos años llenos de experiencias, música y alegría.
He conocido a muchísima gente y me he sentido como en casa.
La gran ciudad me ha espabilado y me ha convertido en una persona más completa. Me ha ofrecido cosas que no podía ofrecerme el lugar de donde procedía, e incluso he encontrado una profesión que me encanta y de la que estoy muy satisfecho.
También ha tenido cosas malas. He conocido la sin razón de la violencia en mis carnes y, sobretodo, me he sentido muy solo en muchas ocasiones.

Pero hoy algo ha cambiado.

Siempre he sostenido que soy un romántico, y no es otra cosa que la necesidad de estar con la persona que más amo del mundo, la que me ha llevado a tomar una difícil decisión.
Estando, con diferencia, en mi mejor momento profesional, he tomado la decisión de volver a hacer las maletas (soy más de mochila, la verdad) y de regresar al sitio de donde vengo, y en el que soy tan feliz como en cualquier otro lugar. Pero no vuelvo a ese sitio por nostalgia (que siempre he tenido algo, para que engañarnos), vuelvo para empezar una nueva etapa de mi vida con la mujer que amo.

Sin trabajo, sin demasiado ahorrado, pero más feliz que nunca.

Así son las cosas.

Echaré de menos a muchísimos amigos en esta ciudad, de la que me considero parte. Echaré de menos, tantas noches de música y diversión. Y echaré de menos el bullicio combinado con la enorme hospitalidad que proporciona Madrid.
Despedida y cierre.
Y a seguir pa´lante!

PD: Le propongo a la empresa trabajar desde casa y hacer visitas a la ciudad cuando haga falta, pero no creo que me lo acepten, pues no hay precedentes.
Ahora están reunidos.
Ya les diré algo.

lunes, marzo 27, 2006

Estuvimos viendo a...Slim Jim Phantom Trio


La historia de los Stray Cats es bastante curiosa. Los de Long Island nacieron en plena explosión punk, y viendo que no salían adelante en su Nueva York natal, deciden emigrar a Inglaterra donde conseguirían sus primeros contratos discográficos y colarse en una escena muy ajena a ellos. Aunque considero que solamente en la teoría, pues aunque el Rock And Roll 50´s que hacían poco tenía que ver con el punk; la actitud, la fuerza en el escenario e incluso la imagen, sí que tenía mucho más que ver con este movimiento de lo que pueda parecer en un principio.

Quizá por eso salieron adelante, además de que se ganaron el respeto de toda la convulsionada escena de la Inglaterra de aquellos días (es conocida, por ejemplo, la estrecha relación que mantuvieron Brian Setzer y Joe Strummer. En algún sitio leí que una de las aficiones que les unía era comprar viejos coches y arreglarlos).

Pues como siempre he sido un devoto de los Stray Cats, aproveché la visita de una de las bandas paralelas que han salido del trío (es curioso, pero en ese grupo los tres miembros tienen más personalidad que la mayoría de líderes de otros grupos), que no es otra que el Slim Jim Phantom Trio. El bueno de Slim pasa por ser uno de los más espectaculares y originales baterías que uno haya podido ver, y se ha sabido rodear de una banda muy competente. Mantiene el formato de grupo que hizo famoso los Stray Cats (contrabajista, batería y cantante-guitarra), y nos ofrecieron una noche de auténtico Rock And Roll.

Revisiones a clásicos 50´s, (desde Eddie Cochran a Elvis), algún tema propio y algún tema de los Stray Cats, formaron un repertorio genial y divertido, que hizo que el público (llenábamos el Gruta 77...gran sala para rockear, a propósito) lo pasáramos realmente en grande.

Y qué clase!

Tanto la música como la imagen y las formas sobre el escenario.
Uno de esos conciertos que estoy seguro que le hubiera gustado a cualquiera que ame mínimamente la múscia y que difícilmente podré olvidar.

Si Brian Setzer, Slim Jim Phantom, Lee Rocker o los tres juntos visitan su ciudad, hagan un esfuerzo para ir a verles, que estoy seguro que disfrutarán de una estupenda velada de música y espectáculo.

martes, marzo 21, 2006

Estuvimos viendo a...Marky Ramone



Y lo califico como el concierto al que nunca debimos asistir (Encar y yo), pues pusimos en serio peligro la buena recuperación de su oído. De hecho, ella no entró durante la actuación a la sala, pero si que sufrió la brisa del Mediterráneo y la posterior música de la Stereo (mucho más alta que el sonido del concierto, dicho sea de paso). No volverá a ocurrir.

Afortunadamente no ha pasado nada grave, así que pasamos a analizar un poco lo que dio de si la actuación.

Son muchos los que califican de pesetero a Marky y a estas giras que se monta de vez en cuando. Dicen que en éstas actuaciones suele coger la pasta y largarse dando lo mínimo de sí mismo, e incluso cobrando por firmar o dejarse fotografiar. También hablan de racanería en la duración de los conciertos, y son pocos los que lo recomiendan.

Pero, bajo mi punto de vista, en Cartagena ofreció lo que esperaba la gente. Ni más ni menos. Acompañado de una banda que era cuanto menos resultona, fue desgranando un buen montón de temas clásicos del Universo Ramoniano, que hizo las delicias de la mayoría de los asistentes. Un buen puñado de temas interpretados de manera convincente, que nos hizo recordar que, en otros tiempos, The Ramones fue una de las bandas más importantes de nuestras vidas (lo siguen siendo para algunos de nosotros).

La verdad es que yo no disfruté al 100% del concierto (tenía la cabeza más fuera de la sala que dentro de ella), y quizá lo que más me gustó fue la versión del “I Don´t Wanna Grow Up” de Tom Waits, y del “What A Wonderful World” que popularizó Louis Amstrong (más que nada porque no esperaba que las interpretaran), junto a recordar algunas de mis favoritas de los Ramones (“Pet Sematary”, “The KKK Took My Baby”, etcétera) y, sobretodo y con diferencia, recordar con Mig* 21 el tremendo concierto que vimos en aquella sala de Murcia (de cuyo nombre no quiero acordarme) y que terminó con aquellos disturbios (coche del DJ quemado, cabinas de teléfonos rotas...y todo porque los Ramones empezaron antes de tiempo y se quedó mucha gente fuera...una razón de peso!!!!).

Qué tiempos, Miguel, qué tiempos...!!!!